miércoles, 12 de agosto de 2009

La Venezuela del mal fútbol

José Andrés Souki

Yo soy de esa generación que empezó a ver a la selección a finales de la clasificación para el mundial de Francia, aunque en realidad es a partir de la Copa América de Paraguay que los recuerdos están más claros en mi memoria. En aquellos tiempos en los que "El Paragua" era lateral, Mea Vitali era la promesa de ser nuestro propio Fernando Redondo, Gaby Urdaneta le tiraba caños a dos jugadores distintos tocando sólo dos veces el balón, e incluso Cari-Cari sonaba para el Ajax, empecé a entender lo que significaba seguir a una selección. No era fácil eso de sentarse a ver cada partido, sabiendo que 90 minutos más tarde iban a haber perdido, pero igual uno lo hacía. Uno se sentaba y pensaba "¿será que hoy sí?" y luego se daba cuenta de que no, hoy tampoco. Pero a punta de perder partidos, uno empezaba a ver otras cosas: la clase de Gaby, la organización del Pájaro, la intención de tratar bien al balón y divertirse. Había comenzado a forjarse una época, la época del "jugamos como nunca, pero perdimos como siempre".

Han pasado pocos minutos de haber terminado el amistoso entre Colombia y Venezuela en Nueva York. Se ganó 2-1. Se ganó, pero la selección volvió a dejar un mal sabor de boca. Pasa que no es cosa nueva, esto de ganar y no sentirse bien. Pasa que recuerdo la época del "jugamos como nunca..." y preferiría que estuviéramos así. Lo peor de todo, es que pasa que pareciera que casi nadie se da cuenta de lo mal que está jugando Venezuela. Pareciera que estamos entrando en una época en la que mientras peor se juega, mejores resultados se consiguen. Farías se ha encargado de transformar el fútbol de toque y diversión, en balonazos y aburrimiento.

Recuerdo una de las primeras declaraciones de Farías, cuando lo nombraron seleccionador, en las que decía que había que darle más profundidad y verticalidad al equipo (y es cierto, eso había que hacerlo), pero para hacerlo no había que destruir todo el trabajo de Pastoriza y Páez. En 2 años, Farías acabó con lo que se había logrado con 8 años de trabajo y 2 entrenadores. Se pueden estar ganando partidos y se le puede haber ganado a Brasil o a quien sea, pero el hecho es que se está practicando un fútbol deplorable.

El "qué" vs el "cómo", es una discusión tan vieja como el fútbol mismo. Grecia ganó una Eurocopa jugando un fútbol que no daba menos que ganas de vomitar, e incluso Brasil (tradicionalmente la mejor muestra de cómo conseguir resultados, a partir del buen juego) ha entrado en la "onda" de fútbol feo y aburrido, de la mano de Dunga. Pero es que no puedo dejar de preguntarme en qué puede estar pensando un entrenador, que decide que sus 4 mediocampistas sean hombres de contención. Hay algo que está muy mal, cuando decides que tus 4 hombres del mediocampo sean Lucena, Di Giorgi, Pedro Fernández y Rincón (sin dejar de lado que los primeros tres, no tienen ni siquiera méritos para ser convocados a la selección). Se está partiendo de un punto errado, cuando jugadores como Lucena o Di Giorgi son titulares en la selección, y un jugador como Edgar Jiménez ni siquiera es convocado. ¿Es que acaso Farías no ve los partidos del Caracas, en los que, mientras Lucena está en el banco, Jiménez está organizando todo el fútbol de uno de los caurtofinalistas de la Libertadores? Hasta la persona que menos entiende de fútbol, ve al Caracas jugar y antes de que hayan pasado 15 minutos de partido, pregunta "¿y ese 17 quién es?" o dice "el 17 es bueno, ¿no?". Es entonces cuando me doy cuenta de que sí, Farías lo tiene que haber visto, tiene que haberse dado cuenta de que es un jugador de otro nivel y, a pesar de eso, no lo ha llamado a la selección. ¿Por qué? Pues, supongo que a Farías, simplemente, no le gustará el buen fútbol.



Sólo como una muestra, este video. Noten el gol 7 (jugada individual de Edgar Jiménez en la que muestra el control y la pegada que tiene) y el 5 (en el que organiza el juego de todo el equipo, para llegar tocando).

4 comentarios:

Esperanto dijo...

Estoy de acuerdo con muchas cosas, de hecho, estaba recordando el último juego contra Uruguay, donde nos bailaron como quisieron. En ese juego el tema del balonazo fue exagerado, no hubo 3 toques venezolanos seguidos, puro balonazo... Llegué a pensar que no era la estrategia vinotinto, sino que Uruguay no permitió que tocáramos en el medio campo con una presión en toda la cncha... Qué pasó? Los siguientes juegos han sido iguales, es más, la sub 20 clasificó jugando ese mismo futbol de balonazo largo, donde los mediocampistas no colaboran en la ofensiva y los ataques se reducen a pases largos desde la defensa hacia el único delantero... Lo más triste de todo es que puedo llegar a extrañar a Ricardo David...

Esperanto dijo...

Usé el correo de la tienda porque es mi unico gmail y salió como que esperanto hizo el comentario... lo lamento...
José Ernesto

Rubencho!!! dijo...

Jose Andres, es primera vez que leo tu blog, y me parece bien acertado con respecto al futbol nacional, y muy especifico a nuestra seleccion, que al igual que tu, muchos seguimos partido a partido, y vemos con mas tristeza que asombro el trabajo que hace farias... ese raro y desacertado fundamento del "pase largo efectivo" me parece una idea mediocre de jugar al futbol, y mas cuando estas plagado de jugadores que tratan muy bien el balon a ras de suelo... entre ellos el maestrico, ronald vargas, lobito guerra, entre otros...

Estoy de acuerdo contigo en casi todo lo que comentas... y digo casi por que haces una comparacion lucena vs jimenez... ambos para mi son muy buenos jugadores, y aunq practicamente hacen el mismo trabajo (en cuanto a posicion), ambos son jugadores totalmente distintos... jimenes es de mucha calidad tecnica, lucena es mucho mas defensivo y rompedor del juego... si bien es cierto que jimenes debe ser convocado a la seleccion, no deja de ser cierto que lucena tambien reune los meritos para vestir la camiseta vinotinto...

Una vez mas te felicito por tu blog, y ya lo tengo dentro de mis favoritos, y espero ver mas posts de tu parte para poder comentar sobre ese maravilloso deporte que tanto nos apasiona...

Ja dijo...

Bueno, gracias por los comentarios.

@ Rubencho!!!:
Cuando pienso en el problema del balonazo en la selección, inmediatamente lo relaciono con errores de los jugadores que estén en ese momento en la contención. Cuando un central manda el balón arriba, suele ser por una de las siguientes dos razones: (1)la jugada lo amerita, por cuestiones de la presión del contrario o (2) los jugadores de contención no están haciendo su trabajo.

Entre las cualidades de un central no suele estar la precisión en el juego del balón (aunque hay muchos que lo tienen y eso los convierte en jugadores de un valor impresionante), por eso el trabajo del contención debe ser saberse ubicar para ofrecerle opciones a los defensas y no tener que sacar el balón a cualquier parte. Es verdad también que no todos los contención tienen buen manejo de balón, pero esto sólo se le permite a aquellos que son tan buenos en la presión y la marca, que no importa que no sepan jugar bien el balón con los pies (recuerdo en este momento ejemplos como Mauro Silva o Gattusso). En esos caso se hace un sacrificio: pierdes un jugador que pueda tocar el balón, sabiendo que ganas en recuperación. Esa clase de jugadores, para que logren triunfar, tienen que tener un nivel de inteligencia muy alto. Tienen que estar al tanto de su falta de talento, para poder recuperar y tocarla rápido a quien sepa manejar el balón (cosa que hacía el mencionado Mauro Silva, creo que como ningún otro).

Lucena, es claramente un jugador defensivo, que no tiene idea de qué hacer con el balón en los pies y lo malo no es eso, sino que muchas veces pierde su puesto o incluso la marca, una vez lo superan. Por esas razones, yo digo que no es un jugador para la selección. Con sólo observar los movimientos que hace en el campo, se puede entender que le falta mucho para ser parte del seleccionado: se le ve mal ubicado constantemente, comete muchos errores en la marca y pierde muchos balones (cosa, esta última, imperdonable para un jugador del mediocampo). Por otro lado, con Rincón ya se tiene la marca (y también el toque de balón, cosa que lo transforma en un jugador insustituible actualmente en la selección), por lo que su compañero en la contención debe ser un jugador que sepa sacar el balón jugado desde atrás. Un jugador que se le ofrezca a los centrales y los laterales, cuando hay que salir de atrás; y a los medios ofensivos, cuando no se logre encontrar el espacio y haya que volver a armar la jugada. Estoy hablando de esa clase de jugadores como lo son Edgar Jiménez, Villafraz o Vielma.

Nico (el compañero con quien llevo este blog), me comentaba en estos días que Gerson Chacón no suele mandar el balón largo en el Táchira, pero con la selección es uno de los que más lo hace (cosa que no había pensado hasta que él me la comentó) y mi conclusión fue la misma que la de él: cuando juega con el Táchira, siempre está Villafraz, pidiéndole el balón a los defensas para salir jugando. Lo más increíble de todo, es que uno se de cuenta de esto y Farías (que se supone que tiene más conocimiento de fútbol que cualquiera de nosotros) no lo note. Pero bueno, para Farías Villafraz es una máquina de cobrar tiros libres, que no puede hacer más nada que eso (ahí se puede ver el ojo que tiene para los jugadores), supongo que para él, Jiménez será un medio de contención que no marca todo lo que debería o ¿qué se yo?

Gracias por los buenos comentarios y me alegra que ya tengas el blog entre los favoritos.

@ José Ernesto:

Sí, lo único que puedo pensar es qué hubiera pasado si fuera Chita el seleccionador y no Farías. Pero hablando de los sub 20, se puede ver la mentalidad de Farías, cuando le da la oportunidad de ser titular en la selección mayor a un jugador como Flores y no se la da a Rafa Acosta. No sé, he empezado a creer que a Farías le gustan los medios que no saben jugar con el balón en los pies, algo que haría entender lo mucho que le ha costado al Maestrico o a Seijas entrar en la selección.